Encerrados en casa: 5 ideas para prevenir conflictos

IMG_20191105_094959Llevo días pensando en qué manera las personas mediadoras podemos ayudar para hacer más llevadera esta crisisi. Nos vienen días de estar encerrados en casa y ello puede crear conflictos en la familia o agravar los que ya existían.

Son días en que el miedo y el encierro nos hacen tener menos paciencia. Además, compaginar el cuidado de las hijas con el teletrabajo (una experiencia nueva para muchos) pueden hacer que explotemos con más facilidad.

Ahi van algunas ideas. A l@s compañer@s mediadores me gustaría pedirles que añadan cualquier consejo que les parezca. Tal vez así podemos aportar alguna cosa desde nuestra profesión.

1. Busca momentos para desconectar

En situaciones así es importante sacar presión cada día, para evitar que salga en el momento más inesperado, y contra las personas que queremos. Busca momentos de soledad y que te ayuden a desconectar: una afición actual o que siempre quisiste practicar, yoga, ejercicio (hay multitud de ejemplos en plataformas on-line), cocina, o simplemente estar sentado leyendo un libro y viendo una película.

Sea lo que sea, intenta encontrar esos momentos de estar sol@ y que te ayuden a recobrar el equilibrio. Puedes pactar con tus hijos, pareja u otros familiares esos momentos de desconexión, para que todos podáis disfrutarlos. Además, llegar a ese acuerdo puede ser una actividad divertida de “prevención de conflictos en familia”.

2. Encuentra el momento adecuado para decir las cosas… Y si hace falta, aprendamos a modernos la lengua

Los mediadores solemos decir que huir del conflicto jamás es una buena receta. Los conflictos no desaparecen por si solos. Sin embargo, en situaciones así es importante evitar momentos de tensión verbal en que acabamos diciendo cosas de las que después nos arrepentiremos.

Puede que ese comentario sobre tus padres que en otro momento dejarías pasar, en una situación así te saque de tus casillas. O que esa pequeña manía que toleras (y hasta te parece adorable) después de cinco días sin salir de casa te genere una rabia incontrolable.

Es importante evitar momentos de tensión verbal en que acabamos diciendo cosas de las que después nos arrepentiremos

Si eso sucede y ves que la conversación sube de tono, respira y abandona la conversación. Puede ser útil que tengas alguna frase preparada como: “En estos momentos estoy nervios@ y prefiero que lo hablemos luego“. Entonces, realiza algunos ejercicios de respiración para calmarte. El mindfulness puede dar herramientas útiles en momentos así y si os interesa tal vez podría publicar alguna cosa.

Pero dejar esa conversación no significa que dejes de tratar ese tema. Puedes aprovechar algunos momentos al final del día para hablarlos con más calma con la familia (en el punto 5 hablo más sobre ello).

 

3. Ponte en el lugar del otro

36484330_10209999970550964_7856886040823332864_n.jpgSi estás leyendo esto, seguramente es porque para ti estos días estén siendo difíciles. Pero para las demás personas que conviven contigo también lo son, aunque no lo expresen. A la incertidumbre sanitaria se une la económica (posibilidad de perder el trabajo, autónomos que no ingresaran en los próximos meses…).

Durante unos meses no podremos ver a familiares y amigos, algunos de los cuales pueden estar pasando por momentos de salud complicados. Os imagináis una situación así cuando tu familia está a varios cientos de quilómetros y no puedes viajar?

Por ello, es importante que de vez en cuando os preguntéis cómo deben estar pasando la situación las personas que estan con vosotros compartiendo encierro. En el punto 5 doy algunas ideas para ahondar en este tema.

 

4. Ten claras tus necesidades y cómo expresarlas

Como os comentaba en el punto anterior, esta situación no es fácil para nadie ya que genera nuevas necesidades en todos nosotros. Puede que aquellas que no teníamos muy cubiertas antes de la crisis (ver más a la familia que está lejos, tener seguridad por un trabajo estable…) todavía las sintamos más débiles.

La Comunicación No Violenta es una filosofía de vida (y una herramienta de prevención de conflictos) que ve necesario expresar nuestras necesidades. El problema es que a veces culpamos a los demás de aquello que no tenemos (un ejemplo clásico que veo en mediación: no soy feliz porque no me haces feliz en nuestro matrimonio).

Aprender a expresar nuestras necesidades con al Comunicación No Violenta puede ayudar a evitar muchos conflictos durante estos días

Es un buen momento para aprender a expresar nuestras necesidades sin culpar a los demás. Para ello, una estructura básica consiste en indicar de forma neutra el comportamiento que nos genera dolor (1), explicar qué nos provoca ese comportamiento (2) y hacer una petición concretaque pueda dar satisfacción a nuestras necesidades (3).

Con el ejemplo anterior, seria algo así como: Pedro, cuando quiero explicarte alguna cosa y sigues con el trabajo, siento que mis problemas no son prioritarios y eso me hace sentir triste (o abandonada, o poco importante….). Me gustaría que cuando venga a explicarte algo importante dejases el ordenador y me mirases“.

Podeis encontrar más información en la web de la Asociación para la Comunicación No Violenta.

5. Busca un momento del día para preguntar “¿Cómo estás?”. Y escucha!

Nevena reconciliationsEsos momentos del día en que estáis más relajados (desayunando, después de comer, antes de acostarse…) puede ser ideal para preguntar a la pareja o miembros de la familia cómo estan. Se trata de escuchar lo que tengan que deciros, sin añadir nada sobre vosotros. Una vez lo hayan explicado, podéis hacerles un pequeño retorno para aseguraros que lo habéis entendido. Este es un ejercicio por el que podéis pasar todos los mimebros de la familia.

No hace falta que sea cada día, pero un par de veces a la semana os puede ayudar a que la comunicación sea más fluída.

Tal vez os puede inspirar un ejercicio que hacen en la clase de mi hija (6 años). Una vez a la semana organizan una asamblea dónde l@s niñ@s pueden dar un “me gustaría” y “felicito” por cosas que han ido pasando durante la semana. Así van hablando sobre aspectos que les gustan de la dinámica del aula y otros que querrían cambiar. Por qué no trasladar algo así a las dinámicas familiares?

Si tenéis cualquier duda, consejo, preocupación…. estaré encantado de responder al correo de siempre: mediacio@dialoga.ad

Ya que han anulado todas las actividades que tenía previstas, os dejo con fotos del Foro Mundial de la Democracia 2019 y del Campo de Jóvenes por la Paz 2018.

Muchos ánimos y cuidaros! Y recuerda: #quedatacasa #quedateencasa #stayathome #restezchezvous

Quant a Ramon Tena

Soy mediador y formador en gestión de conflictos. Actualmente impulso el proyecto de emprendimiento social Dialoga y desde hace dos años soy miembro del Pool of Trainers del Consejo de Europa. Colaboro con empresas, universidades y organizaciones nacionales e internacionales en el desarrollo de competencias para transformar el conflicto en cooperación.
Aquesta entrada ha esta publicada en Uncategorized. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.