Catalunya ¿Es la hora de la mediación? (Josep Redorta)

Continuamos esta serie de colaboraciones sobre la mediación en el asunto catalán con esta interesante perspectiva de Josep Redorta. En estas últimas semanas los que pedimos diálogo parece que nos hemos convertido en una “tercer lado”, con enconados enemigos en Madrid y Barcelona. Por eso agradezco la valentía a l@s compañer@s de viaje de esta iniciativa. #ParlemHablemos

 

CATALUNYA ¿ES LA HORA DE LA MEDIACIÓN?

POR: JOSEP REDORTA (05/10/2017)

Mediador, abogado y doctor en Psicología Social.

Miembro de The International Association for Conflict Management

 

Desde que fue planteada una mediación internacional por el Presidente Puigdemont, parece que la figura ha emergido en el conflicto y existen diversas iniciativas en la sociedad civil que se han apuntado a la idea de mediación.

Estamos viendo en este conflicto cómo la sociedad “segrega mediación”. Las distintas iniciativas a diversos niveles confirman lo que los estudiosos de la mediación tales cómo Galtung, Ury, Six, etc.; habían ya informado. Estas iniciativas siendo loables creemos que no resolverán el conflicto. Pero que, deberían ayudar a crear un clima social favorable al entendimiento.

Si me preguntan cuál es la razón para afirmar esto diré que las ciencias sociales y muy en particular los estudios en el ámbito de la Influencia Social, dejan bien claro que ante partes absolutamente convencidas de la verdad de sus razonamientos la influencia mutua no es posible. Y la influencia mutua entre las partes es imprescindible en toda negociación del tipo que fuere.

deben las partes plantearse seriamente si pueden dejar de competir y empezar a cooperar de alguna manera con ayuda externa

 

Una negociación es un proceso de comunicación dirigido a objetivos interdependientes a través de medios persuasivos. La mediación lo que hace es ayudar a las partes a que negocien bien y adecuadamente facilitándoles recursos. En el fondo, una mediación es una negociación asistida.

Para que una mediación funcione utilizando la técnica estándar de mediación se requiere que el desequilibrio de las partes no sea excesivo. Podemos pensar que entre el Estado Español y el Govern de Catalunya el equilibrio es insuficiente y debería ser compensado de alguna manera (mediadores de mucho prestigio, acuerdos preliminares etc.). No debe perderse de vista que estamos ante un conflicto de carácter político, normativo y estructural, cómo mínimo y simplificando mucho. Su dimensión afecta a millones de personas.

La mediación debe ser aceptada por ambas partes y debería existir acuerdo sobre el mediador (que en este caso debería ser un equipo de alto prestigio). Pero, aceptar la mediación por el Estado Español en la fase actual del mismo implica reconocer la existencia de un problema de mayor dimensión que los aspectos de legalidad. Y, ahora mismo se está rechazando.

La mediación desde la Unión Europea parece poco probable – al menos de forma directa-  por la misma esencia de la Unión formada por estados y su actuación tendría que ser muy decidida. Casi una imposición a las partes. Tendría muchos medios: uno podría ser la influencia decisiva del Banco Central Europeo que está soportando la deuda española. Sin embargo, la operación puede resultar arriesgada porque otras regiones europeas sea Escocia, Flandes, Euzkadi, etc. podrían producir un efecto en cascada.

La consecuencia es que una mediación internacional debería ser muy profesionalizada, venir de Suiza o países terceros u organizaciones internacionales ajenas completamente al conflicto para ser reconocidos como mediadoras.

Esta situación conduce a reflexionar si estamos en una fase de escalada del conflicto o si nos estamos acercando al punto de equilibrio del mismo. Tal y cómo hemos visto hasta ahora, las partes en conflicto siguen un esquema clásico de competitividad: “a cada acción, una respuesta” en palabras del gobierno de Madrid.

 

se están empezando a detectar síntomas de agotamiento en este proceso sobre todo desde el día 3 de octubre con el paro general que afectó a Catalunya. La incertidumbre empieza a aparecer en ambas partes y el desasosiego es general

 

Pero, se están empezando a detectar síntomas de agotamiento en este proceso sobre todo desde el día 3 de octubre con el paro general que afectó a Catalunya. La incertidumbre empieza a aparecer en ambas partes y el desasosiego es general, más allá de las posiciones enrocadas. Precisamente, estos síntomas indican que estamos llegando a un cierto punto a partir del cual el conflicto escalará más o se estabilizará al no estar cada parte convencida de las consecuencias finales de sus actos.

EFE/Andreu Dalmau

Una declaración unilateral de independencia solamente es útil si existe capacidad de seguirse. Pero, al mismo tiempo en Catalunya el Govern tiene que gestionar las expectativas creadas. En estas condiciones quizás el mal menor sería que esa declaración se produjera, pero reduciendo sus efectos de tal forma que permitiera abrir una negociación (mediación) muy inmediata.

El Estado Español debería pactar o permitir este paso (que no está dispuesto a dar, al parecer) e iniciar un proceso negociador amplio. Sin embargo, en este análisis estamos ignorando lo que piensan las élites de Madrid y Barcelona, cuyo punto de vista es decisivo, aunque no sea público. Igualmente, el rol de los medios de comunicación que pueden ayudar o no, a gestionar mejor las expectativas sociales.

El resumen de todo esto es que deben las partes plantearse seriamente si pueden dejar de competir y empezar a cooperar de alguna manera con ayuda externa. Muchos de los supuestos conocidos requieren el recambio de las personas que han dirigido el proceso social en ambos lados, pero deben poder salvar su autoestima, aspecto que es fundamental.

Planteamos de nuevo ¿HA LLEGADO DE VERDAD LA HORA DE LA MEDIACIÓN? De verdad que lo deseamos. Si se dan las condiciones, la mediación funciona. Pero, el punto de partida es fundamental. Los acuerdos negociados son los más sólidos, pero precisan tiempo y aceptación.

No hay tarea más importante en este mundo que la capacidad de resolver las diferencias mutuas.

Anuncis

Quant a Ramon Tena

Soy mediador y formador en gestión de conflictos. Actualmente impulso el proyecto de emprendimiento social Dialoga y desde hace dos años soy miembro del Pool of Trainers del Consejo de Europa. Colaboro con empresas, universidades y organizaciones nacionales e internacionales en el desarrollo de competencias para transformar el conflicto en cooperación.
Aquesta entrada s'ha publicat en Colaboraciones, Mediació i etiquetada amb , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s