Cómo activar el proceso de negociación en Cataluña

descarga

Después de la situación de violencia vivida el domingo, he de confesar que me ha costado mucho decidir si valía la pena continuar con esta iniciativa. Pero creo que es precisamente en estos momentos, cuando la cuerda está a punto de romperse (o rota ya) cuando más importante es el diálogo.

Continuamos con esta aportación de Beatriz Rodríguez de la Flor sobre los condicionantes necesarios para activar un proceso de negociación. Muchas gracias Beatriz!

CÓMO ACTIVAR EL PROCESO DE NEGOCIACIÓN EN CATALUÑA

POR: BEATRIZ RODRÍGUEZ DE LA FLOR (26/09/2017)

Mediadora Civil y Mercantil. Experta en negociación y Gestión de Conflictos.

Entre otras muchas cosas, los mediadores sabemos que para resolver un conflicto primero tenemos que generar “el entorno para la negociación”, pues sin preparar el sustrato de la negociación, no vamos a conseguir que crezca ningún acuerdo; si el terreno de la negociación no existe, no vamos nada más que a deslomarnos en arar un terreno baldío.
Iniciemos nuestro estudio, como es habitual, revisando el contexto del conflicto. Tenemos por un lado a un grupo de personas que reclaman su independencia y por otro lado a un estado que recibe esos reclamos. De momento el contexto lo intentamos analizar con la mayor simplicidad posible, conceptualizando el conflicto de forma sencilla para no entrar en detalles que más profundamente deberían desglosar con las partes en el proceso de negociación, pues podemos conceptualizarlo de forma sesgada y poco neutra.


Para iniciar cualquier proceso de negociación se debe analizar dos conceptos básicos que utiliza la escuela Harvard, uno es la ZOPA, (Zone of possible agreement) y otra es el BATNA, (Best Option of a negotiatied agreement). Si analizamos la ZOPA que nos presentan las partes, es difícil encontrar un área en la que exista un ligero encuentro, pues una de las partes de momento parece que propone una consulta para conocer la opinión de los catalanes sobre la independencia y la otra parte se encuentra que no es posible considerarlo en una negociación pues contrario a la Ley.

En este punto se debería revisar el propio concepto de la negociación, pues si no tenemos bien “conceptualizada” la negociación, (traducido al ámbito coloquial cómo: “que es lo que queremos negociar”), no se puede arrancar ningún tipo de negociación, pues no sabemos qué debemos trabajar. Por ello no existe ZOPA de algo que no está ni siquiera “conceptualizado”, tendríamos que trabajar con las partes que conceptos quieren negociar y que cada uno de ellos sea un concepto “SMART” especifico (specific), medible en progreso (measurable), acordado (agreed), realista (realistic) y programado (timetable).

NEGOCIACIÓN-4.jpgVamos viendo que lo más básico no se cumple en esta posible negociación, como decíamos no tenemos especificidad de los conceptos potencialmente negociables, por supuesto no tenemos medida del progreso en ninguno de ellos pues no están definidos, además los conceptos no están acordados por ambas partes, pues no hay nada en lo que parece que se esté de acuerdo, el realismo de cada concepto deberíamos estudiarlo de forma particular cuando se defina cada uno, y su desarrollo en el tiempo también será una cuestión de estudio.
Como comentábamos tampoco existe un BATNA claro para cada una de las partes, pues ¿cuál es “the best alternative to a negociated agreement”, “la mejor alternativa a un acuerdo negociado” o lo que es lo mismo tu otra alternativa si no llegas a un acuerdo negociado? Pues sinceramente creo que las partes están utilizando “sus otras alternativas”, pero sin haber trabajado un acuerdo negociado, por lo que directamente cada uno está haciendo lo que piensa que es conveniente para cubrir sus necesidades, o reaccionando según suceden los acontecimientos. Es lo que llamamos “reacción de lucha o huida”, ambas son reacciones primarias al conflicto y ninguna de las dos son las más convenientes para resolverlo, pues son reacciones emocionales, no racionalizadas, con devastadoras consecuencias que solo generan la rotura de la comunicación, la demonización de la otra parte y la inevitable escalada del conflicto.

Las partes deben tener estudiado su BATNA, pero no deben utilizarlo hasta que la
negociación no haya tenido lugar, y lo que están haciendo es utilizarlo “en vez” de tener una negociación. No se pueden acometer medidas unilaterales cuando estamos hablando de conflictos sociales, la convivencia no permite grandes márgenes de maniobra. No es lo mismo surfear que capitanear un transatlántico, las dimensiones importan y cuantas más personas están vinculadas a un conflicto más compleja es su resolución, pues la convivencia supone un alto grado de sociabilidad, de flexibilidad, de diplomacia y de entendimiento mutuo, además de un establecimiento y respeto de normas claras que marquen las pautas de la convivencia.

No es lo mismo surfear que capitanear un transatlántico, las dimensiones importan y cuantas más personas están vinculadas a un conflicto más compleja es su resolución

 

Con todos estos acrónimos y detalles técnicos sobre lo que se debe estudiar para iniciar un proceso de negociación, solo queremos subrayar que todos los casos que se nos presentan en el ámbito de la negociación asistida se deben estudiar de forma aséptica para intentar trabajarlos de la forma más neutral posible.
Cualquier proceso de negociación debe seguir las pautas descritas, y sobre todo como
decíamos debe generarse “un entorno para la negociación”. Es habitual que las partes
reaccionen como se está sucediendo, aunque nos parezca una situación muy compleja no es menos compleja que otras situaciones que nos encontramos cuando dos partes solicitan asistencia de un profesional en un conflicto. En general tendemos a huir de los conflictos o a escalarlos mediante la lucha, ninguna de las dos vías es la adecuada, pero somos sociedades poco doctas en negociación y en gestión de conflictos.

 

Solemos denominar negociación al sometimiento por el poder de la fuerza y las partes van a acometiendo medidas de fuerza hasta que gana el más fuerte, pero la fuerza es pendular y cuando cambia de sentido, el conflicto vuelve a escalar. La negociación es generación de entornos de encuentro, de comunicación, de escucha, de áreas de beneficio mutuo, de cooperación y de convivencia.

 

La negociación es generación de entornos de encuentro, de comunicación, de escucha, de áreas de beneficio mutuo, de cooperación y de convivencia

Si repasamos brevemente lo que significa negociación, creo que de origen las partes tienen poco analizados los intereses comunes, las áreas de beneficio mutuo, la comunicación y la generación de entornos de encuentro. Solo es necesario trabajar cuatro conceptos básicos para generar un entorno de negociación y las partes en conflicto creo que tienen suficientes competencias para poder iniciarlo. Solo deben flexibilizar sus posiciones, buscar intereses comunes y trabajar profundamente en
restablecer una comunicación efectiva que les permita negociar poco a poco una solución consensuada por ambos. Para ello sería recomendable encontrar a interlocutores validos que tengan actitudes negociadoras innatas y que sepan racionalizar el conflicto, cuestión del todo compleja cuando se trata de conflictos político/sociales, pues mueven las bases de la convivencia social y provocan reacciones en masa que no favorecen su desescalada.

No es fácil, pero “nada es imposible si hay deseo real de resolución”

Anuncis

Quant a Ramon Tena

Soy mediador y formador en gestión de conflictos. Actualmente impulso el proyecto de emprendimiento social Dialoga y desde hace dos años soy miembro del Pool of Trainers del Consejo de Europa. Colaboro con empresas, universidades y organizaciones nacionales e internacionales en el desarrollo de competencias para transformar el conflicto en cooperación.
Aquesta entrada s'ha publicat en Colaboraciones, Mediació i etiquetada amb , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

3 respostes a Cómo activar el proceso de negociación en Cataluña

  1. Creo que lo expresado por los profesionales es muy acertado,pero se podria armar una mesa de trabajo multipartes con profesionales de ambas partes participando sociologos ,economistas; educadores, personas comunes, los profesionales negociadores analizar las palabras comunes de ambas ambos lados por ejemplo legalidad y democracia empezando a buscar una definicion comun de ambos lados y revisar palabras que los distancia como independencia y economia creo que con esas llaves empezariamos a destrabar el conflicto.
    El equipo de negociacion deberia tener un cara visible,un lider confiable de ambos bandos.Un abrazo.

    • Ramon Tena ha dit:

      Muchas gracias por tu comentario Norah. Un comentario muy interesante. Tienes razón en que el lenguaje se está usando muy mal en este conflicto y es uno de los elementos que generan distancia.

  2. Retroenllaç: Cómo activar el proceso de negociación en Cataluña – MCM Mediacion civil y mercantil

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s